El poder del cerebro en la recuperación de lesiones

PORTADA EL PODER DEL CEREBRO

   Diferentes estudios sobre el cerebro están demostrando el fuerte vínculo entre la excitabilidad cortical y la fuerza/debilidad muscular. Un ejemplo es el relacionado con los estudios de mental imagery (visualización). Entender los procesos excitatorios e inhibitorios que se dan en el cerebro ante diferentes estímulos de entrenamiento, puede ayudarte a mejorar la fuerza, el rendimiento deportivo o superar una lesión.

“El movimiento empieza en el cerebro”

TIPOS DE MENTAL IMAGERY

Como recuerdan Frenkel et al. (1) , se diferencian varias maneras de trabajar el mental imagery:

  • Motor imagery: Es un proceso activo durante el cual se realiza una representación mental interna de una acción motora específica solamente con el trabajo de la memoria, sin realizar movimiento externo alguno. Por ejemplo, si un tenista imagina un saque. El motor imagery consiste en la reproducción interna de un determinado acto motor. En el caso de que esta sea repetida extensamente, conscientemente, sistemáticamente y con la intención de mejorar el rendimiento, se denomina como práctica mental.
  • Visual imagery: Cuando se pone el foco solamente en información visual. Normalmente corresponde con imaginar un movimiento como si se viera en tercera persona. Es como si el tenista que saca, se imagina “viéndose desde fuera como un espectador” ejecutando el mismo saque.
  • Kinesthesic imagery: Cuando se pone el foco en imaginar las sensaciones de un movimiento determinado, continuando en la línea de los ejemplos anteriores si el tenista imagina los músculos que se acortan, en este caso volvería a verse en primera persona.
practica imagyng
Los principios del mental imagery pueden utilizarse para la mejora de diferentes situaciones, desde la mejora del rendimiento deportivo, dolor hasta casos de ictus.

RELACIÓN CEREBRO Y FUERZA/DEBILIDAD MUSCULAR

   Cuando sufrimos la inmovilización de alguna parte de nuestro cuerpo consecuencia por ejemplo de una fractura ósea o esguince, al llegar a la fase en la se produce la retirada de la escayola o vendaje, sentimos debilidad muscular en la zona, con la consecuente pérdida de control muscular y de movilidad asociadas. La buena noticia es que esta situación puede revertirse mediante ejercicios adecuados. Por ejemplo, diferentes estudios científicos (1; 2) han descubierto que gracias al mental imagery  podemos ralentizar las pérdidas fuerzas y de control motor tras la inmovilización de un miembro. También se ha descubierto que en el cerebro, durante períodos de inactividad prolongados se da un incremento de la inhibición intracortical (2).

INHIBICIÓN INTRACORTICAL

Específicamente Clark y otros (2) defienden la siguiente hipótesis:

“El sistema nervioso, y el córtex en particular, es un determinante crítico de la fuerza/debilidad  muscular y que un nivel alto de inhibición corticoespinal es un factor neurofisiológico importante en la regulación de la generación de fuerza.”

   De modo que eligieron estudiar a sujetos sanos a los que se les inmovilizo la mano. Uno de los grandes hallazgos del estudio de Clark y otros (2) ha sido relacionar un descenso de la inhibición intracortical después de la realización de ejercicios de Mental Imagery. Pero, ¿qué es eso de la inhibición intracortical? Vayamos por partes, en primer lugar con “intracortical” se refiere dentro de la corteza cerebral, específicamente entre los diferentes circuitos corticales.  En segundo lugar a modo de resumen, el sistema nervioso se comunica a través del intercambio de mensajes entre neuronas. El espacio en el que se comunican las diferentes neuronas, se denomina sinapsis. Estas sinapsis pueden ser eléctricas, o químicas. Las señales entre neuronas pueden ser excitatorias o inhibitorias. En las sinapsis químicas, las que se dan en mayor medida en el sistema nervioso, su mensaje se inicia mediante sustancias químicas (neurotransmisores) que se liberan en la sinapsis y que provocan una señal eléctrica excitadora o inhibitoria, en función del tipo de neurotransmisor liberado (3; 4).

   Si lo asemejamos a una red de canalización de agua, dispondríamos de una serie de llaves para abrir el paso al agua  o cerrarlo en diferentes áreas. Las que abren serían las “señales excitatorias”, las que cierran las “señales inhibitorias”. Los neurotransmisores, serían las llaves que abren (ejemplo del glutamato) o cierran (ejemplo de GABA). El sistema nervioso en su totalidad guarda un equilibrio en la interacción entre diferentes señales excitatorias e inhibitorias, al igual que una red de canalización de agua mantiene más abierto o cerrado el flujo de agua en función de las necesidades de cada área. Recordemos que las señales “inhibitorias” son una parte imprescindible de la comunicación nerviosa, no son negativas, y que las señales excitatorias e inhibitorias se dan simultáneamente. El problema es que existan unos niveles de inhibición intracortical tan elevados que reduzcan las señales desde un mapa cerebral motor hacia los músculos correspondientes. Por tanto se relacionan con situaciones de mapas cerebrales motores borrosos y debilidad muscular, al igual que un área con un flujo de agua insuficiente tiende a secarse.

NEUROTRANSMISORES

MEJORAS CÓRTEX MOTOR CON MENTAL IMAGERY

   El importante descubrimiento de Clark y otros (2) es que los incrementos en los niveles de inhibición intracortical están mecánicamente asociados con la debilidad muscular. Como una posible solución, han descubierto que el entrenamiento de mental imagery influye positivamente en el descenso de las señales inhibitorias intracorticales (descenso del neurotransmisor GABA) al aumentar la excitabilidad cortical de los mapas motores de la región, sin necesidad de realizar un movimiento ¡solo con imaginarlo! Reduciendo las consecuentes pérdidas de movilidad y de fuerza derivadas de la inactividad.

   Según la información revisada por estos autores (2), el mental imagery activa diferentes áreas corticales, entre otros el área motora (M1). Han descubierto que se produce un aumento de los comandos descendentes hacia el músculo objetivo que conlleva un aumento de la fuerza. A su vez también se ha detectado una facilitación de circuitos nerviosos periféricos como el reflejo de estiramiento.

imagery mente 2

NEUROCIENCIA: FUTURO REHABILITACIÓN Y ENTRENAMIENTO

   La investigación neurocientífica ha descubierto que el descenso de la inhibición intracortical no se limita al mental imagery,  sino también a otros estímulos de entrenamiento como ejercicios de tipo isométrico combinados con tareas de focalización de la atención, que conllevan un descenso de la inhibición intracortical, aumento de la excitabilidad cortical, mejora de los mapas cerebrales, fuerza y reducción del dolor en casos de tendinopatías patelares, también conocidas como tendinopatías rotulianas (5; 6) Coincidiendo con Clark y otros (2) en que una elevada inhibición intracortical guarda relación con problemas de debilidad muscular en casos como las tendinopatías patelares.

   Como recuerdan Clark y otros. (2), elementos como la masa muscular u otros mecanismos musculares como los procesos de contracción-excitación han recibido una mayor consideración tanto en la prensa popular como en los estudios científicos respecto al estudio de la fuerza y debilidad muscular. A su reflexión, podríamos añadir, visiones estructurales como la “elasticidad, tensión o relajación de los tejidos”. Sin embargo los avances en neurociencia sobre el cerebro, ya están permitiendo entender que la los cambios positivos que determinados estímulos de entrenamiento aportan a deportistas y pacientes en cuestión de milisegundos, son consecuencia principalmente a cambios neuroplásticos (7).

“Los objetivos comunes de la rehabilitación y del entrenamiento deben de ser lograr aumentar la excitabilidad entre el sistema nervioso y los músculos, así como reducir los efectos inhibitorios” Ricardo Martínez. Neuromecánica-Lab: Mapping Training System, Madrid 2016. (7)

potenciación mapping

Referencias

  1. Mental practice maintains range of motion despite forearm immobilization: a pilot study in healthy persons. Frenkel, M O, y otros. 2014, Journal of rehabilitation medicine, págs. 46(3), 225-232.
  2. The power of the mind: the cortex as a critical determinant of muscle strength/weakness. Clark, Brian C., y otros. 12, s.l. : Journal of neurophysiology, 2014, Vol. 112. 3219-3226.
  3. Ramos-Zuñiga, Rodrigo. Guía Básica en neurociencias. s.l. : Elsevier, 2014.
  4. Tortora, Gerard J y Derrickson, Bryan. Principios de Anatomía y Fisiología. México D.F. : Médica Panaméricana, 2011.
  5. Isometric exercise induces analgesia and reduces inhibition in patellar tendinopathy. Rio, Ebonie, y otros. 19, s.l. : British journal of sports medicine, 2015, Vol. 49. 1277-1283.
  6. Tendon neuroplastic training: changing the way we think about tendon rehabilitation: a narrative review. Rio, Ebonie, y otros. s.l. : British Journal of Sports Medicine, 2015.
  7. Certificación Mapping Training System. Martínez Toural, Ricardo. Madrid : Neuromecánica Lab, 2016.

Artículos recomendados:

DOLOR MUSCULAR Y MAPAS BORROSOS: ENTRENAMIENTO Y SOLUCIONES RÁPIDAS

Lesiones y problemas neuromusculares: Feedback aferente

Mejorar la movilidad usando el cerebro. Mental imagery

Evolución de los mapas cerebrales: entrenamiento activo vs pasivo

3 comentarios en “El poder del cerebro en la recuperación de lesiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s