Puedes conocer en parte el estado de tu sistema neuromuscular a través de la evaluación de como te mueves en diferentes posiciones, y analizar tu respuesta antes fuerzas de baja intensidad (Durante la evaluación podemos utilizar un dinamómetro de alta precisión).

Las últimas investigaciones sobre control motor indican que la incorrecta función muscular puede ser la causante de problemas y molestias relacionadas con el sistema músculo esquelético.

¿Por qué tu sistema neuromuscular estar afectado?

  • Hábitos de vida. Estar muchas horas frente al ordenador, abusar de un calzado inadecuado, la falta de actividad física, etc.
  • Entrenamiento muy intensos. Llevar el cuerpo al límite conlleva desajustes derivados de amenazas constantes al sistema.
  • Después de una lesión u operación. Situaciones que acarrean problemas de comunicación entre el cerebro y los músculos afectados.

¿Qué es lo que le ocurre al sistema neuromuscular  en todos estos casos?

  • Reducción de señales neuromusculares. De la información entre los receptores musculares (husos musculares) y el Sistema Nervioso Central.
  • Eslabones neurológicos débiles. Los músculos debilitados, si no se detectan y corrigen, sufren un progresivo empeoramiento funcional.
  • Fenómenos de compensación. Otros músculos y estructuras tienen que trabajar en mayor medida supliendo la musculatura que tiene menos fuerza.
  • Exceso de tensión. Se desconocen las razones “reales” por las que el  Sistema Nervioso aumenta el tono muscular, pero según algunos estudios sobre control motor podría estar relacionado por una insuficiente de la activación de los músculos afectados.
  •  Mapas cerebrales borrosos. Lo que conlleva fallos en el control motor de los músculos afectados.

¿Qué es lo que tú percibes?

  • Dolor. Tu sistema se siente amenazado y te avisa mediante este mecanismo de alarma.
  • Pérdida de Fuerza. La disminución de la comunicación neuromuscular conlleva la reducción de las habilidades contráctiles.
  • Reducción de la movilidad. Lo que implica una sensación de falta de agilidad.

¿Cómo puede una sesión de Valoración y Potenciación Neuromuscular ?

Evaluamos tu movilidad articular, diferencias entre movimientos activos de ambos lados de tu cuerpo o molestias asociadas.

Diferentes estímulos de entrenamiento, con el objetivo de mejorar la comunicación neuromuscular y mejorar tu fuerza

Trabajo continuo, con el objetivo de mejorar las comunicación entre tus músculos y el cerebro (los últimos avances en neurociencia han determinado que el dolor puede derivar de una mala representación de los músculos en el córtex cerebral). Además de mejorar tu fuerza para que puedas enfrentarte a tu día a día con menos limitaciones.

Potenciación  neuromuscular:

  • Trabajo específico e individualizado
  • Refuerzo de debilidades
  • Incremento de la fuerza y resistencia
  • Mejora general del bienestar